Menu

¿Usas gafas al aire?

gafas-al-aire

Las gafas al aire son aquellas que no tienen marco rodeando a las lentes. En ellas, las lentes se sostienen a las varillas y plaquetas nasales a través de diferentes sistemas, por lo general por medio de tornillos. Esta característica hace que ofrezcan una visión amplísima, sin obstáculos, lo que es una ventaja esencial.

¿Vas a adquirirte unas monturas al aire? Entonces tienes que saber que…

Mejor con anti-reflejantes. Si deseas que te ofrezcan una visión clara, te recomendamos que lleven lentes anti-reflejantes. Los tratamientos anti-reflejantes Crizal, de Essilor, sostienen tus ojos a salvo de molestos reflejos y deslumbramientos que complican tu visión, permitiéndote ver mejor de día y de noche; enseñar tus ojos sin brillos, eludir fatiga ocular y cefaleas.
Di NO a los oponentes de la claridad. Al no tener montura, sus lentes pueden mancharse con más frecuencia. La gama Crizal las sostiene a salvo de los oponentes de la claridad: el agua, las huellas, el polvo y los rasguños, extendiendo su vida útil y ofreciéndote una visión más transparente por más tiempo.
Espejo, espejito… Estos modelos sin marco favorecen singularmente a aquellos que tienen la cara con forma de corazón: con la frente ancha y la barbilla angosta.
Tan variadas… ¡o bien más! Muchos creen que las monturas al aire son más serias que las otras. No obstante, esto no es cierto: hay una pluralidad enorme de diseños, que van desde las más muy elegantes a las más deportivas.
Bye, bye tornillos. Las lentes de estas monturas precisan más atención y mantenimiento. Es posible, por servirnos de un ejemplo, que debas ir a la óptica a ajustar sus tornillos con relativa frecuencia. ¿Sabías que hay monturas al aire sin tornillos? ¡Pregunta por ellas!
Cuestión de materiales. Debido a su ligereza y delgadez, tienen una tendencia esencial a doblarse. Elígelas de un material resistente, como el titanio, que continúa inmutable por un buen tiempo.
¡Pregunta a tu óptico! Ya antes de comprártelas, cerciórate de que son convenientes y seguras para tu modo de vida. Pregunta a tu óptico de confianza, te aconsejará mejor que absolutamente nadie.