Menu

TriópticaOnline sigue dominando la venta online

trioptica

“Para nosotros la clave es tener un producto de calidad a un enorme coste y una atención al usuario genial. Para eso no es preciso tener un alquiler a pie de calle y los costos que eso conlleva”, asevera Emilio Capela, creador de Trióptica.

“Vender solo on line nos deja tener la mejor relación calidad/precio del mercado y ofrecer un proceso de adquiere más cómodo”.

El coste medio de unas lentes ronda los sesenta euros y la montura más cara que tienen cuesta setenta y cinco€, incluyendo las lentes graduadas (con antireflejante y embrutecido). La página web ofrece múltiples métodos de pago seguro: con tarjeta de crédito, a través de transferencia o bien usando Paypal.

Cuando se hace el pedido de prueba en casa, solicitan a los clientes del servicio que manden a triopticaonline.com una imitación de su receta óptica y una fotografía a 3 palmos de distancia (como la del documento nacional de identidad) con la gafa puesta y los ojos bien abiertos mirando de frente (a fin de que se distingan las pupilas).

Esa fotografía la pasan a un programa de computador y miden la distancia interpupilar, altura de montaje y diámetro al milímetro.

La parte óptica está subcontratada con un laboratorio que cuenta con ópticos titulados y agremiados que se hacen cargo de montar las lentes graduadas a las monturas.

Trioptica nació en dos mil doce frente a la necesidad de su creador de localizar unas lentes graduadas que reuniese las cualidades que cualquier consumidor busca: que sean de calidad, que no fallen, que agraden y encajen con uno mismo, cómodas y a un coste accesible.

En Europa, Canadá y USA la venta de lentes graduadas en internet ya era una realidad desde hacía más de diez años; cientos de formatos y distribuidores que les dejarían ofrecer lentes de calidad igual a la de las mejores tiendas físicas a costos invencibles.

Además de esto, asimismo han lanzado la iniciativa Abre los ojos consistente en donar dos lentes por cada par que venden, a pequeños y cooperan para esto con las ongs Anidan Kenya y Soñar despierto Barna.